BIOGRAFÍA

Manel Àlvarez nació en Sant Feliu de Codines (Barcelona) en 1945. Estudió arte en la escuela San Juan Bosco de Barcelona y comenzó a esculpiendo figuras religiosas en madera. Continuó haciendo esculturas una vez terminado el programa. Trabajó como interiorista y diseñador industrial. Gracias a su éxito profesional pudo dedicarse a tiempo completo a la escultura.

A través de una beca de la Fundación Pagani de Milán, se fue a Carrara (Italia) y allí comenzó a trabajar el mármol por primera vez. Su contacto diario con este material así como el contacto con otros escultores con diferentes niveles de experiencia, transformaron gradualmente su trabajo; inició una simplificación del estilo neoclásico a un estilo más propio, sintetizando tanto la forma humana como la orgánica.

Manel trabajó durante 14 años en Italia, exhibiendo en diferentes países  incluyendo Francia, Bélgica,  Suiza, Alemania, Luxemburgo, Italia, España, Irán, México, Brasil y los EE.UU. Viajó por todo el mundo tanto en busca de inspiración como para instalar obras en lugares específicos. Durante su estancia en Atlanta en el año 1996, donde realizaba obras para los Juegos Olímpicos, visitó una magnifica colección de arte africano y otra exposición en el MOMA de NY, ambas visitas  impactaron emocionalmente a Manel. Su colección ‘Africa’ sería el resultado de la inspiración provocada por estas visitas.  El escultor dice: no quise copiar el arte africano, tampoco inventar arte africano. Tan solo quise transmitir lo que el arte africano significa para mi.

Manel trabajando en una pieza

En el año 2001 completó la primera obra de la serie ‘Antiguo Testamento’. A través de los constantes desafíos tanto en los materiales como en las formas, esta colección ha resultado ser el más estimulante proyecto de toda su carrera. Cada pieza le obligó a usar toda la experiencia acumulada en sus trabajos en madera, piedra, hierro, aluminio y bronce entre otros. Tuvo que mezclar materiales como nunca lo había hecho anteriormente.  Cada pieza de esta serie fue un desafío para Manel ya que debía  encontrar soluciones estíticas que fueran capaces de transmitir un concepto o una historia.

Su meta para crear y exhibir esta colección con piezas de tamaño medio y obras monumentales para el público, llegó en el año 2011 en el ‘Bible Lands Museum’ de Jerusalén (Israel), las obras fueron expuestas tanto en los jardines como en el interior del museo. Manel sigue trabajando en estas series dada la gran riqueza del tema que tanto le fascina e inspira.

CV